EL DESCENDIMIENTO

HISTORIA

Miguel Castellanas

 

Miguel Castellanas debió gozar de cierta consideración entre sus contemporáneos, tanto por la calidad de sus trabajos como por el encargo de obras desde distintos puntos fuera de Cataluña. Para hacer frente a los mismos estableció en Barcelona su taller denominado "La Milagrosa", en la calle Balines número 123, aunque con el paso del tiempo el taller fue conocido por el nombre de su propietario,

 

Leer Más

 

pues así lo hemos podido constatar en la publicidad difundida del mismo sirviéndose de anundos en prensa libros de la época e incluso tarjetas. Gracias a estos anuncios publicitarios en los que se difunde la labor de los Grandes talleres de esculturas religiosas y decoración de Castellanas, pensamos que en principio el escultor se estableció en solitario aunque, debido a la demanda de trabajos, debió tomar distintos empleados y aprendices, entre los que consta el imaginero alicantino José Sánchez Lozano, que permaneció en los Talleres Castellanas hasta 1926, dos añtos después de la muerte del escultor, por lo que el taller debió permanecer abierto años después en manos de la familia Castellanas. Gracias de nuevo a la publicidad del taller sabemos que e Puente Genil (Córdoba), Castellanas contaba en 1919 con un representante llamado Damián Serrano Mayorgas, lo que corrobora el éxito alcanzado por el taller y la demanda de esculturas religiosas desde Andalucía.

›ŠŽŒŽ

Fue encargado en 1905 ya que la procesión no había salido ese año y se ahorraba dinero. Se convocó un concurso y se eligió el proyecto presentado por Castellanas, de Barcelona. Este escultor podría ser Miguel Castellanas Escolá, de Gracia, (1849-1924),que se dedicó a la imaginería religiosa de carácter industrial y emitida en serie y que inventó una pasta llamada fibrón.

Leer Más

  

El paso se basa compositivamente en El Descendimiento que Rubens realizó entre 1611 y 1614 para la catedral de Amberes. Fue entregado en Marzo de 1906 y costó 6.000 pesetas. Su gran altura originó problemas: los cables del alumbrado debían ser levantados para permitir su paso y tuvo que ser guardado en la Capilla de Las Animas de la Catedral. Fue muy bien recibido,como muestra esta nota de prensa:"Artístico nos pareció el boceto que tuvimos el gusto de contemplar hace cuatro meses. Pero ha superado a cuanto el boceto prometía la obra terminada que ayer tuvimos el gusto de admirar...El magnifico grupo es una verdadera obra de arte que no tiene desperdicio alguno, pues tanto su correcto dibujo como el estudio anatómico del cuerpo muerto representando a Nuestro Señor Jesucristo y el plegado de las ropas de las demás figuras, han sido hechos con un lujo de detalles que basta para acreditar a cualquiera". En 1948 recibió algún retoque de Ulibarrena y policromía de manos de Muñoz Sola, pintor Tudelano.

 

 

 

 

MULTIMEDIA

ARTÍCULOS RELACIONADOS